El cuidado de las manos en invierno

//El cuidado de las manos en invierno

El cuidado de las manos en invierno

Las manos pueden delatar la edad de una persona si no se cuidan como es debido. Durante todo el año éstas hacen frente a los factores externos como la contaminación, la exposición solar, viento y temperatura, pero es en invierno cuando más sufren debido al frío y a los cambios bruscos de temperatura y el ambiente seco de la calefacción. En consecuencia la piel se deshidrata, pierde elasticidad y se irrita fácilmente. Se vuelve áspera, se descama y agrieta.

El Efecto del frío en las manos

La zona superior o dorso de la mano es la que con mayor fuerza sufre los estragos del clima invernal, junto con los pulpejos de los dedos, es decir, el extremo distal debajo de la uña. Si no mantenemos cuidados específicos, entonces notaremos los efectos del frío de inmediato.

Como la piel de nuestras manos se reseca y deshidrata profundamente en invierno, disminuye su barrera protectora y están más propensas a dermatitis o inflamaciones.

El aspecto extremadamente seco lo notarás tú y los demás. Sentirás tus manos mucho más incómodas y su aspecto no será el mismo de siempre.

Para cuidar el aspecto suave e hidratado de tus manos tienes varias opciones:

• Cuando salgas al exterior usa guantes, y quítatelos al llegar a un sitio cerrado, para evitar cambios bruscos de temperatura.

• Usa una crema para manos con ingredientes naturales hidratantes, antes de ir a dormir, que es cuando la piel está más receptiva a los tratamientos cosméticos.

• Una vez cada quince días elimina las células muertas de las manos con un exfoliante específico para ellas, de forma suave. Esto ayudará a que la crema que apliquemos penetre mejor.

• Al lavarte las manos utiliza un jabón no agresivo y con agua tibia. Recuerda que el agua caliente contribuye a resecar la piel. No olvides ponerte crema después de lavarte.

¿Tienes algún secreto para el cuidado de las manos? ¡Compártenos tu secreto!

2018-12-17T06:10:06+00:00